El cargamento de 82 ladrillos de cocaína se encontraba en el interior de la bodega de un avión de la empresa KLM Cargo que iba a despegar con destino a Amsterdam. Fueron detenidas siete personas que integraban la tripulación y un operario de carga.