El presidente mantendrá reuniones con los líderes de la organización militar en Londres, mientras los demócratas se preparan para reanudar la investigación sobre si abusó de su autoridad para perjudicar a un rival político.