La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) con sede en Ginebra (Suiza) resolvió hoy por unanimidad expulsar al deporte ruso durante cuatro años de las competiciones internacionales por haber manipulado la base de datos del Laboratorio de Moscú.