El Parlamento de Irak aceptó hoy la renuncia del primer ministro Adel Abdelmahdi, que deja su cargo en medio de masivas protestas, pero la crisis no parece atenuarse ya que la principal fuerza política opositora rechazó proponer un dirigente al frente del próximo gobierno.