El 2 de diciembre de 1989 la entonces ascendente y ya legendaria banda rockera concretó el primero de sus recitales grandes y formales en ese estadio, un lugar donde en abril de 1991 la policía asesinaría al joven Walter Bulacio.