En la fría noche del 4 de diciembre de 2009, Luis Alberto Spinetta decidió hacer las paces con su propia historia al aceptar la inédita misión de echar una mirada retrospectiva a su trayectoria de 40 años, con la reunión de todas las bandas que encabezó, en un memorable y maratónico concierto de más de cinco horas, en el estadio José Amalfitani, del club Vélez Sarsfield.