El ex primer pidió no volver a las urnas porque eso significaría “regalar los plenos poderes” al derechista Matteo Salvini, líder indiscutido de todas las encuestas.