Beijing expresó su oposición a la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Hong Kong sobre la inconstitucionalidad de la ley que prohíbe el uso de máscaras en las protestas y nombró a un nuevo jefe policial.