La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW), una de las que impulsa la solicitud, destacó que estos autómatas podrían decidir “quién vive y muere”, algo que cruza el umbral de la moral.