El corredor terrorista, para el mandatario, es la zona del norte sirio que quedó en manos de la milicias kurdosirias YPG y sus aliados FSD cuando lograron expulsar y derrotar al EI con apoyo aéreo, logístico y económico de Estados Unidos.