El primer ministro israelí en funciones comunicó formalmente que no fue capaz de formar gobierno y devolvió al mandato al presidente del país, quien dijo que planeaba trasladar el encargo al líder opositor Benny Gantz.