El candidato a gobernador aseguró que es víctima de una campaña sucia. “Da gracia que digan que yo voy a llamar a matar”, indicó sobre los dichos de Pichetto.