Desde fines de 2018 su estado comenzó a volverse aún más frágil, con recurrentes internaciones asociadas a sus afecciones respiratorias, ya que en noviembre pasado fue ingresado por un cuadro bronquial.