Entre las reformas están recortar a la mitad los salarios de altos funcionarios, incluyendo ministros y miembros del gabinete, eliminar el Ministerio de Información y otras instituciones públicas y reducir otras, como parte de varias medidas para eliminar gastos.