Apenas alrededor de 40% de los ciudadanos habilitados para votar asistió a las urnas, lo que representó casi 25 puntos menos que en las elecciones de 2014, según datos de la Instancia Superior Independiente Electoral (ISIE).