El presidente norteamericano explicó que echó del gobierno a su consejero de Seguridad Nacional porque “cometió algunos errores muy graves”, y que sus declaraciones “perjudicaron” sus esfuerzos de diálogo con Corea del Norte.