Después de enfrentar un escándalo de corrupción durante meses y la renuncia de dos de sus ministras, el primer ministro canadiense convocó a comicios para el 21 de octubre.