Yemen acusó a Irán de estar detrás del ataque a dos refinerías de la mayor petrolera saudita, por el que la ONU y la Unión Europea (UE) expresaron su preocupación, pese que Teherán lo desmintió.