Decenas de miles de argelinos volvieron a salir el viernes pasado a las calles de las principales ciudades del país para exigir el fin del régimen militar que lidera Salah y reclamaron “un estado civil, no militar”.