El gobierno británico, por orden del Parlamento antes de entrar forzosamente en receso, hizo público su plan y sus previsiones para una eventual salida de la Unión Europea (UE) sin acuerdo con sus vecinos.