La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se declaró “preocupada” por la violencia registrada durante las manifestaciones opositoras.