El país africano está sumido desde hace tres meses en una crisis política, luego que el Ejército derrocara al veterano y autocrático presidente Omar al Bashir el 11 de abril pasado, en medio de una revuelta popular contra su gobierno.