El diario The New York Times reveló ayer la existencia en ese lugar de los misiles, que cuestan más de 170.000 dólares cada uno y generalmente se venden solo a aliados de Estados Unidos.