El filme trata sobre una formoseña que hace once años fue apresada y condenada a reclusión perpetua por un crimen que todo demuestra no cometió, con un fallo viciado de inconsistencias que ahora espera una respuesta de la Corte Suprema de Justicia.