La precandidata a vicepresidenta denunció, además, “campañas sucias y muy violentas por parte del Gobierno y del oficialismo” en su contra.