El procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, se reunió con el fiscal de la causa, Lisandro Damonte. También con los padres de los cuatro jóvenes que murieron durante una persecución policial a tiros, el 20 de mayo pasado.