Para la justicia se trató de un femicidio seguido de suicidio, ya que la pareja integrada por Betina Silvana Mancini y Gabriel Alejandro Ortigoza estaba pasando por un conflicto matrimonial.