La expulsión de estos refugiados de sus hogares precarios llega después de que las autoridades libanesas decidieran en abril que las viviendas no autorizadas construidas por los sirios deben ser demolidas.