La ONG israelí Betselem acusó a colonos de “ejecutar” a un palestino, muerto a tiros cuando supuestamente cometía un ataque en la Cisjordania ocupada, y denunció que efectivos del Ejército de Israel acudieron al lugar y borraron las grabaciones que lo comprueban.