Desde la cárcel donde estaba detenido, un lugarteniente del jefe de la organización criminal habló con la vendedora y le advirtió: “El problema lo va a tener igual si usted no trabaja con nosotros”.


Compartir: